La sección de metal de Chicago Symphony es mundialmente famosa

Mientras la sección de metal de la orquesta recae ahora en dos jóvenes músicos, escuche lo que la ha hecho tan famosa.

(Los principales músicos de la Sinfónica de Chicago, una mezcla de lo nuevo y lo viejo: Esteban Batallán, trompeta; Gene Pokorny, tuba; Jay Friedman, trombón; David Cooper, trompa.
Crédito: Lyndon French para The New York Times)

The New York Times.18 de noviembre de 2019 por Michael Cooper

¿Qué distingue a una orquesta de alto nivel de otra? Para la Orquesta Sinfónica de Chicago, ha sido durante mucho tiempo la sección de metal.

Durante décadas, el “metal de Chicago” ha sido apreciado por su majestuosidad, virtuosismo y puro poder. Desde sus orígenes modernos bajo las batutas de Rafael Kubelik y Fritz Reiner hasta las fuertes explosiones de la era de Georg Solti hasta los enfoques más sutiles adoptados por Daniel Barenboim y ahora Riccardo Muti, el metal ha sido fundamental durante mucho tiempo para el sonido de la orquesta.

“The Chicago Brass” Ésta fue una forma de referirme a la Chicago Symphony, incluso cuando era un joven estudiante en el conservatorio de Milán”, dijo Mr. Muti, de 78 años, quien se encuentra en su décima temporada como director musical.

Mr. Barenboim, director de la orquesta de Chicago de 1991 a 2006, dijo: “Cuando te conviertes en director musical de una gran orquesta, debes ser capaz de reconocer lo que pertenece a la orquesta: lo que es característico, lo que son la entrañas de la orquesta, y ¿Cuál es la influencia de otros directores? Y el metal de Chicago era parte de esas entrañas, de esa forma única de tocar”.

Entonces, cuando la orquesta llegó al Carnegie Hall este fin de semana con sangre joven en dos puestos clave:-Esteban Batallán, de 35 años, es su nueva trompeta principal y David Cooper, también de 35 años, su nueva trompa principal- la presión estaba en evidencia para demostrar que el metal de Chicago sigue siendo, para mezclar metáforas metalúrgicas, el patrón de oro.

Ambos recién llegados crecieron escuchando e intentando emular el sonido de Chicago. Ahora, se unen a colegas inmersos en las tradiciones de la orquesta: Jay Friedman, de 80 años, ha sido trombón principal desde 1965, y Gene Pokorny, de 66 años, tuba principal desde 1989.

Si el metal de Chicago sería reconocible en una prueba a ciegas está abierto a debate, -muchos de los estilos regionales que una vez diferenciaron a las orquestas se han pulido en esta era de maestros de jet set y más instrumentistas peripatéticos- pero todavía se considera una de las joyas del mundo orquestal.

[Lea sobre el sonido aún único de la Filarmónica de Viena.]

Después de un ensayo el viernes, varios músicos de la sección de metal se reunieron detrás del escenario en el Carnegie Hall para escuchar algunas grabaciones clásicas.

“Eso es lo que hizo que el metal de la Sinfónica de Chicago sea único: ese sonido es increible”, dijo Friedman mientras escuchaba la grabación de Rafael Kubelik de “Ma Vlast” de Smetana, realizada en 1952. La grabación presenta a dos de los arquitectos del Sonido de Chicago: Arnold Jacobs, su tuba principal desde 1944 hasta 1988, y Adolph (“Bud”) Herseth, su trompeta principal desde 1948 hasta 2001.

Ambos hombres superaron los impedimentos físicos para dominar sus campos. La capacidad pulmonar del Mr. Jacobs se redujo drásticamente por varias dolencias, por lo que desarrolló técnicas de respiración que transmitió a generaciones de instrumentistas. (“Queremos tan poca tensión en el cuerpo como podamos, por lo que el torso se convierte en una cámara resonante”, dijo Friedman, resumiendo la técnica de Jacobs).

Miembros de la Sinfónica de Chicago en 1966, incluyendo el trompa Dale Clevenger (cuarto desde la izquierda), la trompeta principal Adolph (“Bud”) Herseth (tercero desde la derecha) y Jay Friedman (extrema derecha).
Crédito: Samuel and Marie -Louise Rosenthal Archivos de la Orquesta Sinfónica de Chicago)

Mr. Herseth, un virtuoso que efectivamente dirigió la sección de metales durante más de medio siglo, tuvo un accidente automovilístico en 1952 en el que se rompió los dientes y se lastimó el labio, lo que podría ser desastroso para un trompetista. “No sabía si volvería a tocar”, dijo Mr. Friedman.

Mr. Pokorny llamó a los dos hombres “los sujetalibros” de la sección, a la que se unió Mr. Friedman en 1962, luego Mr. Dale Clevenger como trompa principal en 1966, un cargo que ocupó hasta 2013. El viejo sonido todavía está vivo en la orquesta, y no solo estilísticamente.

Mr. Batallán toca la trompeta de Mr. Herseth, y Mr. Pokorny toca la tuba del Mr. Jacobs. Y toda la sección de trompas toca la misma marca: trompas Lewis, construidas por un artesano de Chicago, lo cual ayuda a que sus sonidos se mezclen.

“De eso es de lo que estamos hablando”, dijo Mr.Friedman, después de escuchar tres acordes de metal que aceleran el pulso en la grabación de 1956 de Fritz Reiner de “Symphonia Domestica” de Strauss. “Otras orquestas podrían aflojar esos acordes. Sería genial para otro estilo, pero ese no es nuestro estilo”.

La primera vez que Mr. Cooper escuchó la grabación de 1971 de Georg Solti de la Séptima Sinfonía de Mahler, dijo, estaba escuchándolo en un iPod mientras practicaba snowboard.

“Estaba descendiendo la montaña, y pensé, ¡sí!”, Dijo el Sr. Cooper, quien señaló que, además de su poder emocionante, también captura la frase delicada y variada del sonido de la trompa de Mr. Clevenger. “Nunca he estado más asombrado. Demasiada energía detrás de ese sonido”.

Solti era famoso por requerir un gran sonido a los metales, a veces demasiado grande.

“Cuando llegó Solti, al principio no pudo lograr que la sección de metales tocara lo suficientemente fuerte para él”, recordó Mr. Friedman. “Incluso en una sinfonía de Schubert”. Mr. Pokorny recordó a un violista de la orquesta, Max Raimi, bromeaba con que algunas grabaciones de Solti “redujeron la sección de cuerda a un silbido de cinta”.

Pero después de que los críticos comenzaron a quejarse, Mr. Solti volvió a marcar tendencia, en lo que Mr. Friedman llamó “el gran diminuendo”. Cerca del final de la era de Solti, dijo, detuvo la grabación de los coros de Verdi cuando el ingeniero de grabación tuvo una queja: No podía escuchar el metal.

“Se pueden escuchar todos los ataques”, dijo Mr. Batallán, refiriéndose a la forma decisiva en que se toca cada nota en la grabación de Leonard Bernstein en 1988 de la Séptima Sinfonía de Shostakovich. “Es un sonido puro, con un ataque claro”.

Mr. Pokorny dijo que cuando comenzó en Chicago, uno de sus primeros directores fue un invitado, Leonard Slatkin, para quien había tocado en la Orquesta Sinfónica de St. Louis. “Fui a junto de él”, dijo Mr. Pokorny, “porque conocía el sonido de Chicago y conocía el sonido de St. Louis, y le dije: ‘¿Qué tengo que hacer para que mi sonido de St. Louis encage aquí? “Y dijo que lo que realmente tienes que hacer es poner mucho sustento en la nota”.

“Es más ataque y sonido y menos tensión”, agregó Mr. Pokorny. “Probablemente sea resultado de la sala” – Orchestra Hall en Chicago – “más que nada, porque la sala está bastante muerta de reberveración. Y demostró tener razón”.

“Hay mucha energía, y todavía se puede escuchar el coro”, dijo Daniel Gingrich, quien se unió a la sección de trompas en 1975 y estuvo como trompa principal en funciones durante los últimos seis años, sobre la grabación del Requiem de Verdi en 2010 del maestro Muti.

“Todavía son el número uno en el mundo, en mi opinión”, dijo el Mr. Muti sobre el metal de la orquesta, “pero también pueden fusionarse con el resto de la orquesta. No solo para ser dominante, sino en un mejor equilibrio”.

Este deseo de mantener los metales en equilibrio ahora es bien conocido. “Soy muy sensible a la mano cuando Muti la levanta”, dijo Mr. Pokorny.

Mr. Friedman rápidamente intervino: “Debo decir que rara vez lo hace. Le encanta la sección de metales. Raramente nos levanta la mano, solo cuando es absolutamente necesario.